Implosiones partidistas; aspirantes desplazados por intereses de grupo y derechos de sangre / por Jesús Flores

0
486

“El abuso del poder es una enfermedad, al parecer incurable del ser humano y, claro, que produce desorden.” Salvador de Madariaga.

A 16 domingos de la elección la moneda está en el aire, tiempo para retomar, rectificar, valorar y validar cada uno de los 80 espacios que estarán a espera de la calificación y voto de las y los ciudadanos.

Eso lo saben los partidos políticos, sus dirigentes y sobre todo sus militantes y simpatizantes que al final junto con las ciudadanas y los ciudadanos estará la decisión de definir quienes los habrán de representar.

La implosión partidista se ha venido dando en la mayoría de los institutos políticos, aspirantes que no habían bajado su intensidad de trabajo, de exhibir y defender a sus Institutos políticos contra sus adversarios, hoy han sido desplazados por el acuerdo, los intereses personales y de grupo, o bien por el derecho que a algunos les da su ADN. Escenarios que en la medida que las fechas se vayan acotando iniciará el reacomodo en todos y cada uno de ellos, se verán perfiles con presencia y autoridad ciudadana insertarse en las candidaturas o bien en los equipos de trabajo de las y los candidatos más fuertes para lograr el triunfo electoral.

Morena y sus aliados (hasta hoy el PT a nivel federal y estatal, con la probable suma del verde en candidatura común) envueltos en descalificaciones, simbiosis ideológicas, encuestas de dudosos resultados, demandas, reclamos y berrinches de los diferentes grupos que integran esta corriente, exhibiendo los desencuentros y la exclusión confiados de que en la elección de este año les irá igual que en el 2018, nada más alejado de la realidad que hoy se padece por los pésimos resultados de Morena gobierno.

En lo que hace a la candidatura común entre el PAN, PRI, PRD, PRS y PH la firma del acuerdo se debe llevar a cabo de un momento a otro, ya que la última remoción de fechas de registro de las convocatorias priistas a una tercera fecha definen su plazo de vencimiento a partir del 21 de febrero, los militantes confían en concretar una posibilidad que creen justa y válida, como lo es el acceder a una candidatura del partido en el que siempre han militado y defendido.

En su escenario nacional Movimiento Ciudadano, avala la conformación de candidaturas en BCS y se aprestan a ir solos en la contienda.

Mientras, los partidos “nuevos” como el PES, Fuerza por Mexico y RSP, se empeñan por exhibir rostros viejos de la política y en el reciclaje y “pepena” electoral confían y cifran esperanza que traerán votos para lograr su registro con escasas probabilidades de triunfo.

Y mientras, en medio de las implosiones partidistas, el desplazamiento de aspirantes y la férrea intención de imponer el derecho de sangre en los espacios a disputar, la ley electoral es ignorada mayormente por los aspirantes de morena y sus aliados que en esta etapa de Inter campañas siguen actuando como si fuera precampaña ante la ausencia de denuncias de los partidos políticos, de los ciudadanos, y al parecer los órganos electorales continuan sin tomar en cuenta estas violaciones, ni hacer valer su autoridad a respetar, acatar y cumplir la ley.

Todos los partidos políticos deben de tener claro que sus posibilidades de competencia y triunfo exige como requisito indispensable que logren en sus propuestas de candidaturas, exhibir identidad con el instituto político que los propone, y que sus abanderadas y abanderados logren en las urnas hacer realidad los porcentajes de percepción y aceptación que marcan y definen las encuestas.

Hasta donde los partidos políticos estarán en la disposición de privilegiar los perfiles y percepción de cada candidatura, no falta mucho para saberlo, el tiempo se agota; las lealtades, compromisos, dignidad, derechos y paciencia, también.

Ánimo !!!